Histórica contribución de empresa boricua y sus empleados para levantar a Puerto Rico

El compromiso de los empleados de El Mesón Sándwiches y la solidaridad de la diáspora puertorriqueña en la Florida quedó plasmado en una colorida revista que documenta la histórica contribución que hizo la empresa boricua con la ayuda de sus miles de empleados en y fuera de la isla para levantar a Puerto Rico luego del embate del huracán María.

 

Con el lema “Juntos Lo Lograremos” la empresa netamente puertorriqueña logró distribuir quince mil sándwiches, cien mil botellas de agua y sobre 40 mil artículos, entre estos comida enlatada para adultos, medicinas y formulas y pañales para bebés,  a víctimas del huracán María en diez municipios, según se presenta en la edición especial de la revista El Mesonero que la empresa distribuyó entre sus empleados con una carta editorial del presidente de la cadena de restaurantes,  Felipe Pérez Grajales en la que reconoce el compromiso de sus Mesoneros para con la empresa, sus clientes y Puerto Rico.

“Pasados los primeros días del embate del huracán María, los empleados asumieron su liderato, hicieron grandes sacrificios y demostraron que los puertorriqueños cuando nos lo proponemos somos capaces de grandes cosas. En honor a nuestros Mesoneros decidimos plasmar esta historia para que nunca se olvide lo que juntos logramos y que sirva de inspiración a futuras generaciones”, expresó Pérez Grajales.

El pasado 2 de octubre la empresa comenzó en el restaurante Western Plaza de la ciudad de Mayagüez  su proyecto de ayuda humanitaria que bautizó con el nombre de Catering para Puerto Rico. Desde allí se confeccionaron los quince mil de sándwiches que distribuyeron empleados y voluntarios en los municipios de Maricao, Aguada, Añasco, Aguadilla, Las Marías, Mayagüez, Rincón, San Sebastián y Sabana Grande.

Asimismo distribuyeron la ayuda que recolectaron los Mesoneros de la Florida que incluyó alimentos, botellas de agua y artículos de primera necesidad que fueron transportados a la isla en cuatro furgones.  Estos suministros fueron distribuidos en trece municipios incluyendo al pueblo de Humacao.

Las donaciones vinieron no solo de puertorriqueños que viven en Orlando, sino de personas de todas las nacionalidades que residen en Kissimmee, Poinciana y en Deltona.  En un esfuerzo de hermandad los donantes enviaron latas de artículos con mensajes de aliento escritos a mano con marcadores. “Adelante boricua!  ¡No te quites! Somos boricuas” fueron algunas de las frases escritas que inspiraron a muchas de las víctimas que recibieron las ayudas entregadas.

Por otro lado tras el paso del huracán María, la empresa además celebró tres ferias de empleos alrededor de la isla y logró reclutar 331 empleados de plazas vacantes.